viernes, 16 de marzo de 2012

Master oficial de estudios sobre la Corte

La universidad Rey Juan Carlos de Madrid anuncia en su oferta docente para el curso 2012/2013 el master

La Corte en Europa: La Configuración del Modelo Político-Cultural Europeo (Siglos XIII-XIX)

Es un master oficial que faculta el desarrollo de una actividad profesional y científica basada en una perspectiva interdisciplinar, desde los estudios de Literatura, Arte, Historia (medieval, moderna y contemporánea), Política, Música etc... La iniciativa parte de un grupo de profesores e investigadores de la URJC miembros del Instituto Universitario en Europa que han desarrollado un programa muy coherente en el que participará un nutrido grupo de profesores e investigadores españoles y extranjeros que van a dar a los estudios de la Corte en España y Europa un impulso extraordinario, razón por la que, desde aquí, saludamos su iniciativa y reproducimos a continuación la presentación que acompaña a esta interesante oferta de postgrado:
"La historiografía española y europea, en general, sobre el poder real y otros poderes conexos al monarca como la Corte, Casa Real, Consejos (y “administración”, en general) durante la Edad Moderna no resulta muy satisfactoria y ello, no tanto por la mayor o menor producción de trabajos, cuanto por los planteamientos metodológicos desde los que se han realizado. Las estructuras políticas de las Monarquías de la Edad Moderna se desarrollaron a partir de lazos personales como correspondía a una organización política evolucionada del feudalismo. No obstante, tales lazos, precisamente por ser personales -además de resultar muy limitados para controlar una sociedad cada vez más numerosa y diversificada- se extinguían con el tiempo, por lo que las nuevas Monarquías tendieron a ejercer su poder a través de instituciones, que perduran en el tiempo y cuyo desarrollo no se contradice ni resulta incompatible con la existencia de relaciones personales (clientelismo). Las instituciones cumplieron dos objetivos básicos del Estado Moderno: por una parte, contribuyeron de manera esencial a establecer la paz social, mediante la exigencia del cumplimiento de las leyes, que de ellas emanaban; por otra parte, las instituciones no solo mantuvieron la situación de privilegio de quienes las hicieron o se sintieron integrados en ellas, sino que además permitieron que dichos grupos sociales trasmitieran su status en herencia sin peligro de perderlo. Y en este orden, la corte se convirtió en el auténtico centro de poder hasta el siglo XIX".